Ser asertivo y ser borde. ¿Es lo mismo?

carlesmarcos Artículos Hacer un comentario

Aquí no hay ninguna cuestión o pregunta, lo siento. La comunicación es la herramienta, el arma que tenemos todas las personas para decir, explicar, expresar, seducir todo lo que uno piensa. Debería ser una asignatura de las importantes en la escuela y ya desde que empiezan. Saber expresar lo que uno piensa desde la razón y desde la emoción (la gran olvidada) y encima con credibilidad (otra asignatura pendiente). Existe mucha carencia de todo esto en nuestra sociedad, y no hay que irse muy lejos. Ocurre desde la política hasta en nuestra vida cotidiana. Llamamos comunicación a oir y a “vomitar” lo que uno piensa y después tenemos lo que tenemos. Hoy no me quiero centrar en nuestras orejas que son las que oyen o escuchan, sino en nuestra boquita, que es la protagonista de lo que uno quiere decir con convicción, y si quereis, porque no, también en el resto del cuerpo, imprescindible para ser creibles. Recordar aquello de la regla de Mehrabian. Para que un mensaje sea creible, el 7 % es lo que se dice, el 55% es la posición del cuerpo y el 38 % es lo paraverbal, es decir, los silencios, el ritmo, el volumen, etc de lo que uno dice.

Definitivamente, hoy quiero hablar de comunicación desde eso que le llaman asertividad. No confundamos términos. Asertividad no es empatía. No es ponerse en el lugar del otro. Es simplemente decir las cosas como son, en el momento adecuado, a la persona adecuada, y respetándose y respetando al otro. ¡Todo un arte sin duda!. ¡Y lo siento!, se suele decir cuando uno escucha lo que que dice “un asertivo” que es un poco borde. No estamos muy acostumbrados a escuchar a alguien en cualquier conversación que defiende lo que uno cree (que no la verdad absoluta) con ese respeto característico del que tod@s presumimos pero que no practicamos, y es que la cultura paternalista aún sigue en vigencia y preferimos callar o lanzar piedras. ¡Así nos va!

Como decía, y obviando la escucha, uno cree que comunicar es simplemente soltar lo que uno siente por su boquita o simplemente callárselo, basándose en eso de que un silencio vale más que mil palabras. La pregunta interesante que uno se debería formular sería si en una conversación cualquiera, uno dice lo que cree o simplemente el hecho de tener al que tiene enfrente hace que le enturbie para no decir lo que uno piensa. ¡Ay! ¡Nos pasa muchas veces esto! Y es que en el fondo vamos de “cagaditos”, “mimosines” o de “sargentos” olvidándonos de que existe un punto gris. Ese punto gris tan ansiado en nuestro mundo.

Pongamos ejemplos…

Primer caso. Un día cualquiera en la organización…(El sargento y el cagadito)

-Las cosas son así y punto…¿Lo has entendido?

-…

(Fin de la conversación)

Segundo caso.  Un día cualquiera en la organización…(El mimosín)

-Bueno, te entiendo! Pero lo que has hecho no me ha gustado mucho.  Pero bueno, seguro que ha sido sin querer. Eres muy bueno en tu trabajo, y todo lo haces muy bien.

-¡No…es que yo no sabía! (Acaban de perder un cliente, por culpa de este último y sabía perfectamente lo que tenía que hacer)

(Fin de la conversación)

Tercer caso.  Un día cualquiera en …casa!!!!

-Juanito!!! No me hagas planes para este sábado. A las 17 h vamos a casa de los Fernández que nos han invitado. A las 16.30 te quiero preparado. Has escuchado?

-Te entiendo papa! Hace tiempo quedé con los amigos de la escuela para ir al cine este sábado próximo. Tengo ganas de verlos. El cine empieza a las 16 h y acaba a las a las 18 h. Que te parece papa, si cuando acabe me paso por casa de los Fernández, que también tengo ganas de verlos.

¡Uala!!!!!! Qué arte tiene el niño! ¿No Creéis?. Tienes dos opciones.

Primera opción.

-Niño!!!!! Aquí  se hace lo que diga yo y punto.

(Fin de la conversación)

Opción segunda.

-Me parece bien lo que planteas. ¡No me parece mal! Tienes razón.

¡Tú eliges, pero piensa que según lo que elijas tendrá, tendrás, tendremos lo que vió y vivió!.

Mientras y en el durante, preferimos llamar “borde” a ese que dice desde el arte y la excelencia de la comunicación lo que uno cree con asertividad sin dañarse ni a a él ni a nadie. ¡Así vamos!

Os paso un vídeo como siempre, esta vez desde el humor y desde la metáfora, pero clarificador sobre el tema.

 

¡Os deseo un feliz día! ¡Nos vemos en facebook, Twitter o en Linkedin…!!! Y si queréis likear, retweetear y sharear, ¡no lo dudéis…! ¡yo agradecido!

Foto de Pixabay. suju

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *